Tras la recomendación de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), las Naciones Unidas han recomendado al Perú que prohíba el chacchado de la hoja de coca, a lo que el gobierno se pronuncio afirmando que el Perú respetael uso ancestral de esta planta

José Antonio García Belaúnde, ministro de Relaciones Exteriores, remarcó que la práctica del chacchado de hoja de coca, conjuntamente con las aplicaciones medicinales y el uso en rituales religiosos, constituye uno de los usos tradicionales de esta planta en el Perú desde tiempos remotos.

Explicó que si bien en la Convención Unica de Estupefacientes de 1961, el Perú logró que se le concedieran 25 años para que, paulatinamente, adoptara medidas que desalentaran esas prácticas, en 1988 hizo que la Convención incluyera un apéndice que considere que se “deberán respetar los derechos humanos fundamentales y se tendrán debidamente en cuenta los usos tradicionales lícitos, donde al respecto exista la evidencia histórica”.

Fuente: Correo

Anuncios